tarta de jamon queso y tomate deliciosa y tentadora

Tarta de jamón, queso y tomate: una receta argentina irresistible

Si eres amante de los sabores salados y estás buscando una receta fácil y deliciosa para sorprender a tus invitados, la tarta de jamón, queso y tomate es la elección perfecta. Esta receta argentina clásica combina los ingredientes más simples pero sabrosos para crear un plato que dejará a todos con ganas de más. En este artículo, te mostraré paso a paso cómo preparar esta deliciosa tarta, te daré consejos para lograr una versión perfecta y también exploraremos algunas variantes de la receta. ¡Prepárate para disfrutar de una explosión de sabor en cada bocado!

¿Qué es la tarta de jamón, queso y tomate?

La tarta de jamón, queso y tomate es un plato típico de la gastronomía argentina. Consiste en una base de masa, generalmente de hojaldre o masa quebrada, que se rellena con una mezcla de jamón cocido, queso y tomate. La combinación de estos ingredientes crea una textura suave y cremosa, con un toque salado y dulce proveniente del jamón y el tomate. Esta tarta se puede servir tanto caliente como fría, lo que la convierte en una opción versátil para cualquier ocasión.

Origen de la receta

La tarta de jamón, queso y tomate es una receta que se ha transmitido de generación en generación en Argentina. Su origen no está claro, pero se cree que fue influenciada por la cocina italiana, que tiene una gran presencia en el país. En Argentina, las tartas son un plato muy popular y se pueden encontrar en casi todos los hogares y restaurantes. La combinación de jamón, queso y tomate es una de las más queridas por su sencillez y sabor irresistible.

Ingredientes

Lista de ingredientes:

  • 1 masa para tarta (hojaldre o masa quebrada)
  • 200 gramos de jamón cocido
  • 200 gramos de queso (mozzarella, gruyere o el que prefieras)
  • 2 tomates
  • 3 huevos
  • 200 ml de crema de leche
  • Sal y pimienta al gusto

¿Dónde puedo conseguir los ingredientes?

Los ingredientes para la tarta de jamón, queso y tomate son muy fáciles de encontrar en cualquier supermercado o tienda de comestibles. La masa para tarta, el jamón cocido, el queso y los tomates se encuentran en la sección de lácteos y embutidos. Asegúrate de elegir ingredientes de buena calidad para obtener el mejor sabor en tu tarta. Si lo prefieres, también puedes optar por hacer tu propia masa desde cero, lo que le dará un toque casero y especial a tu receta.

Preparación

Paso a paso de la receta:

  1. Prepara la masa para tarta según las instrucciones del paquete o sigue tu receta favorita si decides hacerla desde cero.
  2. Forra un molde para tarta con la masa y pincha el fondo con un tenedor para evitar que se forme burbujas durante la cocción.
  3. Prepara el relleno de la tarta: corta el jamón cocido en cubos pequeños, el queso en rodajas finas y los tomates en rodajas.
  4. Coloca el jamón cocido y el queso sobre la masa, distribuyéndolos de manera uniforme.
  5. Agrega las rodajas de tomate encima del jamón y el queso.
  6. En un recipiente aparte, bate los huevos junto con la crema de leche. Agrega sal y pimienta al gusto.
  7. Vierte la mezcla de huevos y crema sobre la tarta, asegurándote de que se distribuya de manera uniforme.
  8. Lleva la tarta al horno precalentado a 180°C y hornea durante aproximadamente 30-40 minutos, o hasta que esté dorada y el relleno esté firme.
  9. Saca la tarta del horno y déjala enfriar antes de desmoldarla y servirla.

Consejos para lograr una tarta perfecta

  • Utiliza una masa de buena calidad: Si decides utilizar masa comprada, asegúrate de elegir una de buena calidad que sea fácil de manejar y tenga un sabor delicioso.
  • Prepara la masa adecuadamente: Si decides hacer la masa desde cero, sigue las instrucciones al pie de la letra y asegúrate de refrigerarla antes de usarla. Esto ayudará a que la masa se mantenga firme durante la cocción.
  • Elige ingredientes frescos: Opta por jamón cocido, queso y tomates frescos y de buena calidad. Esto hará una gran diferencia en el sabor final de tu tarta.
  • Añade hierbas y especias: Si quieres darle un toque extra de sabor a tu tarta, puedes agregar hierbas frescas como albahaca o tomillo, así como especias como orégano o pimentón.
  • Deja enfriar antes de servir: Es importante dejar que la tarta se enfríe antes de desmoldarla y servirla. Esto ayudará a que el relleno se asiente y la tarta tenga una textura firme.

Variantes de la receta

Aunque la receta clásica de tarta de jamón, queso y tomate ya es deliciosa por sí sola, también puedes experimentar con algunas variantes para darle tu toque personal. Aquí te presento algunas ideas:

Tarta de jamón, queso y tomate con masa casera

Si quieres llevar tu tarta al siguiente nivel, puedes hacer la masa desde cero. Esto le dará un sabor casero y te permitirá controlar la textura y consistencia de la masa. Puedes encontrar recetas de masa para tarta en línea o en libros de cocina.

Tarta de jamón, queso y tomate con masa de hojaldre

Si prefieres una textura más crujiente y hojaldrada en tu tarta, puedes utilizar masa de hojaldre en lugar de masa quebrada. La masa de hojaldre se caracteriza por sus múltiples capas de masa y mantequilla, lo que le da un sabor y textura únicos.

Tarta de jamón, queso y tomate con otros ingredientes adicionales

Si quieres agregar un toque extra de sabor a tu tarta, puedes incorporar otros ingredientes como aceitunas, champiñones, cebolla caramelizada o incluso espinacas. Estos ingredientes complementarán perfectamente el sabor del jamón, queso y tomate, y le darán un toque extra de color y sabor a tu tarta.

Beneficios y características

Valor nutricional de la tarta de jamón, queso y tomate

La tarta de jamón, queso y tomate es un plato que combina proteínas, grasas y carbohidratos, lo que la convierte en una opción equilibrada desde el punto de vista nutricional. El jamón cocido aporta proteínas magras, el queso proporciona calcio y grasas saludables, y el tomate es una excelente fuente de vitaminas y antioxidantes. Sin embargo, es importante recordar que esta tarta también puede ser alta en calorías debido a la crema de leche y la masa, por lo que se recomienda disfrutarla con moderación.

Beneficios para la salud

Aunque la tarta de jamón, queso y tomate no es un plato especialmente saludable, puede tener algunos beneficios para la salud cuando se consume con moderación. El jamón cocido proporciona proteínas magras que son esenciales para la reparación y construcción de tejidos. El queso, por su parte, es una buena fuente de calcio, que es necesario para mantener huesos y dientes fuertes. Además, el tomate es rico en vitamina C y antioxidantes que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y proteger el cuerpo contra los radicales libres.

Consejos para servir y acompañar

¿Cómo servir la tarta de jamón, queso y tomate?

La tarta de jamón, queso y tomate se puede servir tanto caliente como fría, dependiendo de tus preferencias y del clima. Si la sirves caliente, asegúrate de dejarla enfriar un poco antes de cortarla para que el relleno se asiente. Puedes acompañarla de una ensalada fresca o de una porción de papas fritas para completar el plato.

Maridajes recomendados

La tarta de jamón, queso y tomate combina muy bien con vinos blancos secos como el Sauvignon Blanc o el Chardonnay. También puedes optar por servirla con una cerveza ligera y refrescante como una Lager o una Pilsner. Si prefieres una opción sin alcohol, un refresco de limón o una limonada casera son excelentes opciones para complementar los sabores salados de la tarta.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo se tarda en hacer esta tarta?

El tiempo necesario para hacer la tarta de jamón, queso y tomate puede variar dependiendo de la masa que utilices y de tu habilidad en la cocina. En general, puedes calcular alrededor de 30-40 minutos de preparación y otros 30-40 minutos de cocción. Recuerda que también debes tener en cuenta el tiempo de enfriado antes de servir.

¿Puedo congelar la tarta de jamón, queso y tomate?

Sí, puedes congelar la tarta de jamón, queso y tomate. Una vez que la tarta esté completamente fría, envuélvela en papel film o colócala en una bolsa de congelación. La tarta se puede mantener en el congelador durante aproximadamente 2-3 meses. Para descongelarla, simplemente colócala en el refrigerador durante la noche y luego caliéntala en el horno antes de servir.

¿Qué otros ingredientes puedo agregar a la receta?

La receta clásica de tarta de jamón, queso y tomate ya es deliciosa por sí sola, pero si quieres agregar más sabor y variedad, puedes incorporar otros ingredientes como aceitunas, champiñones, cebolla caramelizada o incluso espinacas. Estos ingredientes complementarán perfectamente el sabor del jamón, queso y tomate y le darán un toque extra a tu tarta.

¿Se puede hacer una versión vegetariana de esta tarta?

Sí, se puede hacer una versión vegetariana de la tarta de jamón, queso y tomate. Simplemente omite el jamón cocido y agrega más vegetales como espinacas, champiñones o pimientos. También puedes agregar queso vegano en lugar de queso tradicional. Esta versión de la tarta sigue siendo deliciosa y sabrosa, pero sin la presencia de carne.

La tarta de jamón, queso y tomate es una receta argentina clásica que combina sabores simples pero irresistibles. Ya sea que la sirvas caliente o fría, esta tarta será un éxito en cualquier ocasión. Con su textura suave y cremosa y su sabor salado y dulce, es el plato perfecto para disfrutar en familia o con amigos. ¡Anímate a preparar esta deliciosa receta y disfruta de una explosión de sabor en cada bocado!

Si te ha gustado esta receta, asegúrate de revisar nuestras otras publicaciones de cocina para encontrar más ideas y consejos para tus comidas y cenas. ¡Bon appétit!

Puntúa esta receta

Publicaciones Similares