tarta de cebolla y queso recien horneada

Deliciosa tarta de cebolla y queso: una receta fácil y rápida

Si eres amante de las tartas saladas, no puedes dejar de probar esta deliciosa receta de tarta de cebolla y queso. Esta combinación clásica de ingredientes crea un equilibrio perfecto entre la dulzura de la cebolla caramelizada y la cremosidad del queso. Además, esta receta es muy fácil y rápida de hacer, por lo que es ideal para una comida o cena improvisada.

¿Qué es una tarta de cebolla y queso?

La tarta de cebolla y queso es un plato salado que combina una base de masa crujiente con un relleno de cebolla caramelizada y queso derretido. Esta receta es muy versátil y se puede adaptar a diferentes gustos añadiendo ingredientes como champiñones, bacon o hierbas aromáticas.

¿Por qué deberías probar esta receta?

Existen muchas razones por las cuales deberías probar esta receta de tarta de cebolla y queso. En primer lugar, es una opción deliciosa y reconfortante para cualquier comida o cena. La combinación de la cebolla caramelizada y el queso derretido crea un sabor irresistible que seguramente encantará a todos en tu hogar.

Además, esta receta es muy fácil de hacer, lo que la convierte en una opción perfecta para principiantes en la cocina o para aquellos que no tienen mucho tiempo para cocinar. Con ingredientes simples y pasos sencillos, podrás disfrutar de una tarta casera en poco tiempo.

Por último, esta tarta es muy versátil y se puede adaptar a diferentes gustos y preferencias. Puedes añadir otros ingredientes como champiñones, bacon o hierbas aromáticas para darle más sabor y variedad. También puedes ajustar la cantidad de queso según tus preferencias personales.

Ingredientes

¿Qué necesitas para hacer la tarta de cebolla y queso?

  • Para la masa:
    • 200 gramos de harina
    • 100 gramos de mantequilla fría
    • 1 huevo
    • 1 pizca de sal
    • 2 cucharadas de agua fría (opcional)
  • Para el relleno:
    • 4 cebollas grandes
    • 2 cucharadas de aceite de oliva
    • 200 gramos de queso (preferiblemente queso gruyere o emmental)
    • 2 huevos
    • 200 ml de nata líquida
    • Sal y pimienta al gusto

¿Puedes sustituir algún ingrediente?

Si no tienes alguno de los ingredientes mencionados, siempre puedes buscar sustitutos que se ajusten a tus necesidades y preferencias. Aquí hay algunas opciones:

  • En lugar de harina de trigo, puedes utilizar harina de espelta o harina sin gluten si eres intolerante al gluten.
  • Si no tienes mantequilla, puedes utilizar margarina o aceite de coco como alternativa.
  • Para el queso, puedes utilizar cualquier tipo de queso que se derrita fácilmente, como queso cheddar o mozzarella.
  • Si no tienes nata líquida, puedes utilizar leche o leche de almendras como sustituto.

Preparación

Paso 1: Preparar la masa

Para empezar, vamos a preparar la masa de la tarta. En un bol grande, mezcla la harina y la sal. Añade la mantequilla fría cortada en cubos y mezcla con los dedos hasta obtener una textura arenosa.

A continuación, añade el huevo y mezcla hasta que la masa se una. Si la masa queda demasiado seca, puedes añadir un poco de agua fría, cucharada a cucharada, hasta obtener la consistencia adecuada.

Forma una bola con la masa y envuélvela en film transparente. Deja reposar en el frigorífico durante al menos 30 minutos.

Paso 2: Preparar el relleno de cebolla y queso

Mientras la masa reposa, vamos a preparar el relleno de cebolla y queso. Corta las cebollas en rodajas finas. En una sartén grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio-alto.

Añade las rodajas de cebolla a la sartén y cocina hasta que estén doradas y caramelizadas, removiendo de vez en cuando para evitar que se quemen. Esto puede llevar alrededor de 20-30 minutos.

Una vez que las cebollas estén caramelizadas, retira la sartén del fuego y déjalas enfriar ligeramente.

En un bol aparte, bate los huevos y añade la nata líquida. Mezcla bien y sazona con sal y pimienta al gusto.

Paso 3: Armar la tarta

Una vez que la masa haya reposado, retírala del frigorífico y estírala con un rodillo sobre una superficie enharinada. Asegúrate de que la masa tenga un grosor uniforme y sea lo suficientemente grande como para cubrir el molde para tarta.

Coloca la masa en el molde y presiona suavemente para que se ajuste a la forma del molde. Retira el exceso de masa cortando los bordes con un cuchillo afilado.

Pincha el fondo de la masa con un tenedor para evitar que se formen burbujas durante el horneado.

Vierte el relleno de cebolla caramelizada sobre la masa y extiéndelo de manera uniforme. Asegúrate de que las cebollas estén distribuidas de manera uniforme por toda la tarta.

Por último, corta el queso en rodajas o rallado y colócalo sobre el relleno de cebolla.

Paso 4: Hornear la tarta

Una vez que la tarta esté lista, colócala en el horno precalentado a 180°C y hornea durante aproximadamente 30-40 minutos, o hasta que la masa esté dorada y el queso esté derretido y ligeramente dorado.

Retira la tarta del horno y déjala enfriar antes de desmoldar y servir.

Consejos y trucos

¿Cómo lograr una masa crujiente?

  • Asegúrate de que la mantequilla esté fría antes de mezclarla con la harina. Esto ayudará a crear una textura crujiente en la masa.
  • No amases demasiado la masa, ya que esto puede hacer que se desarrolle el gluten y se vuelva elástica en lugar de crujiente.
  • Refrigera la masa antes de utilizarla para que los ingredientes se enfríen y se vuelvan más firmes, lo que también ayudará a obtener una textura crujiente.

¿Cómo cortar la cebolla sin llorar?

  • Refrigera la cebolla durante unos minutos antes de cortarla. Esto ayuda a reducir la cantidad de gases volátiles que se liberan al cortarla, lo que puede irritar los ojos.
  • Utiliza un cuchillo afilado para cortar la cebolla, ya que esto ayuda a reducir la cantidad de jugo que se libera y puede irritar los ojos.
  • Puedes cortar la cebolla debajo de un chorro de agua fría o utilizar gafas protectoras para evitar que los gases irritantes entren en contacto con tus ojos.

Variaciones

Tarta de cebolla y queso con champiñones

Si quieres añadir un toque extra de sabor a tu tarta de cebolla y queso, puedes añadir champiñones al relleno. Simplemente corta los champiñones en rodajas y saltea junto con las cebollas caramelizadas. Luego, sigue los mismos pasos para armar y hornear la tarta.

Tarta de cebolla y queso con bacon

Si eres amante del bacon, puedes añadirlo a tu tarta de cebolla y queso para darle un sabor más intenso. Simplemente cocina el bacon en una sartén aparte hasta que esté crujiente y luego mezcla con las cebollas caramelizadas antes de añadir el relleno a la tarta.

Servir y disfrutar

¿Cómo acompañar la tarta de cebolla y queso?

La tarta de cebolla y queso se puede servir como plato principal acompañada de una ensalada verde o una sopa ligera. También es perfecta como aperitivo o entrante en una cena o comida más elaborada.

Esta tarta también es deliciosa fría, por lo que puedes disfrutarla como parte de un picnic o llevarla contigo en un tupperware para disfrutarla en el trabajo o en un día de excursión.

¿Se puede congelar y recalentar?

Sí, puedes congelar la tarta de cebolla y queso para disfrutarla más adelante. Simplemente envuélvela en film transparente o colócala en un recipiente hermético y guárdala en el congelador por hasta 3 meses. Para recalentar, simplemente coloca la tarta congelada en el horno precalentado a 180°C durante unos 20-30 minutos, o hasta que esté caliente y dorada.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo se tarda en hacer esta receta?

El tiempo total de preparación de esta receta puede variar dependiendo de tu experiencia en la cocina y de la eficiencia con la que trabajes. Sin embargo, en promedio, se puede esperar que tardes alrededor de 1 hora en hacer esta tarta de cebolla y queso, incluyendo el tiempo de reposo de la masa.

¿Es apta para vegetarianos?

Sí, esta receta de tarta de cebolla y queso es apta para vegetarianos, siempre y cuando utilices un queso que no contenga enzimas de origen animal. También puedes adaptar la receta a tus preferencias personales añadiendo otros ingredientes vegetarianos como champiñones o espinacas.

¿Puedo usar masa comprada en lugar de hacerla casera?

Sí, si no tienes tiempo o prefieres utilizar masa comprada, puedes hacerlo sin problemas. Simplemente sigue las instrucciones del paquete para el tiempo y la temperatura de horneado.

¿Cómo almacenar las sobras de la tarta de cebolla y queso?

Si te sobra tarta de cebolla y queso, puedes guardar las sobras en el frigorífico en un recipiente hermético por hasta 3 días. Para recalentar, simplemente coloca una porción en el horno o en el microondas hasta que esté caliente.

Conclusión

La tarta de cebolla y queso es una receta clásica y deliciosa que no puedes dejar de probar. Con una masa crujiente, un relleno de cebolla caramelizada y queso derretido, esta tarta es perfecta para cualquier ocasión. Además, es muy fácil de hacer y se puede adaptar a diferentes gustos y preferencias. Ya sea como plato principal o como aperitivo, esta tarta seguramente será un éxito en tu hogar. ¡No dudes en probarla y disfrutar de su sabor irresistible!

Si te ha gustado esta receta, asegúrate de revisar otras publicaciones en nuestro blog donde encontrarás más recetas deliciosas y consejos útiles para la cocina.

Puntúa esta receta

Publicaciones Similares