cuenco de sopa crema de arvejas partidas

Sopa crema de arvejas partidas: ¡Una delicia lista en 30 minutos!

¿Te encanta disfrutar de una sopa caliente y reconfortante en los días fríos? Entonces, la sopa crema de arvejas partidas es perfecta para ti. Esta receta clásica combina la suavidad de las arvejas partidas con un toque de especias y hierbas aromáticas, creando un plato cremoso y lleno de sabor. Lo mejor de todo es que puedes prepararla en tan solo 30 minutos, lo que la convierte en una opción rápida y conveniente para cualquier ocasión.

¿Qué es la sopa crema de arvejas partidas?

La sopa crema de arvejas partidas es un plato tradicional que se caracteriza por su textura suave y cremosa. Se prepara a partir de arvejas partidas, que son una variedad de arvejas secas que han sido peladas y divididas en dos mitades. Estas arvejas tienen un sabor más intenso y una textura más densa que las arvejas verdes frescas.

La sopa crema de arvejas partidas se obtiene al cocinar las arvejas partidas hasta que estén tiernas y luego licuarlas con un sofrito de cebolla, ajo y especias. El resultado es una sopa espesa y suave, perfecta para calentarte en los días fríos o como entrada en una comida.

¿Por qué es una opción deliciosa y rápida?

La sopa crema de arvejas partidas es una opción deliciosa porque combina el sabor dulce y suave de las arvejas con el toque de especias y hierbas aromáticas. Esto la convierte en un plato reconfortante y lleno de sabor. Además, su textura cremosa la hace aún más agradable al paladar.

Pero no solo es deliciosa, sino que también es una opción rápida. En tan solo 30 minutos podrás tener lista una sopa casera y nutritiva para disfrutar en cualquier momento. Esto la convierte en una excelente alternativa para aquellos días en los que no tienes mucho tiempo para cocinar, pero aún quieres disfrutar de una comida casera y reconfortante.

Ingredientes

¿Qué ingredientes necesito para hacer esta sopa?

Para preparar la sopa crema de arvejas partidas necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 taza de arvejas partidas
  • 1 cebolla pequeña, picada
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1 zanahoria, picada
  • 2 ramas de apio, picadas
  • 4 tazas de caldo de verduras
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 1 cucharadita de cilantro en polvo
  • Sal y pimienta al gusto
  • Aceite de oliva
  • Crema de leche (opcional)
  • Queso rallado (opcional)

¿Dónde puedo conseguir los ingredientes?

La mayoría de los ingredientes para esta receta son fáciles de encontrar en cualquier supermercado. Las arvejas partidas, el caldo de verduras, las especias y el aceite de oliva suelen estar disponibles en la sección de alimentos secos o enlatados. La cebolla, el ajo, la zanahoria y el apio se pueden encontrar en la sección de productos frescos.

Si prefieres utilizar ingredientes orgánicos o de origen local, puedes buscar en tiendas especializadas en productos naturales o en mercados de agricultores. Estos lugares suelen ofrecer una variedad más amplia de ingredientes frescos y de alta calidad.

Preparación

Paso 1: Remojar las arvejas

Antes de comenzar a cocinar, es importante remojar las arvejas partidas durante al menos 4 horas o durante toda la noche. Esto ayudará a ablandar las arvejas y reducirá el tiempo de cocción.

Para remojar las arvejas, simplemente colócalas en un recipiente y cúbrelo con agua. Asegúrate de que haya suficiente agua para cubrir las arvejas por completo. Luego, deja que las arvejas se remojen durante el tiempo recomendado.

Paso 2: Cocinar las arvejas

Una vez que las arvejas estén remojadas, escúrrelas y enjuágalas bajo agua fría. Luego, colócalas en una olla grande y cúbrelo con agua o caldo de verduras. Añade sal al agua para darle sabor a las arvejas.

Lleva el agua a hervir y luego reduce el fuego a medio-bajo. Cocina las arvejas durante aproximadamente 20-30 minutos, o hasta que estén tiernas. Es importante revolver las arvejas de vez en cuando para evitar que se peguen al fondo de la olla.

Paso 3: Preparar el sofrito

Mientras las arvejas se cocinan, puedes preparar el sofrito. Calienta un poco de aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio. Añade la cebolla picada y el ajo picado y cocina hasta que estén dorados y fragantes.

Luego, agrega la zanahoria picada y el apio picado a la sartén. Cocina por unos minutos más hasta que las verduras estén tiernas.

Paso 4: Licuar las arvejas y el sofrito

Una vez que las arvejas estén cocidas, retira del fuego y deja que se enfríen un poco. Luego, coloca las arvejas cocidas en una licuadora junto con el sofrito de verduras. Añade el comino en polvo, el cilantro en polvo y sal y pimienta al gusto.

Procesa la mezcla hasta obtener una consistencia suave y cremosa. Puedes añadir un poco de caldo de verduras adicional si prefieres una sopa más líquida.

Paso 5: Cocinar la sopa crema

Vierte la mezcla de arvejas y sofrito en una olla grande y calienta a fuego medio-bajo. Cocina la sopa durante 5-10 minutos, o hasta que esté bien caliente.

Sirve la sopa crema de arvejas partidas caliente y disfruta de su delicioso sabor. Puedes agregar crema de leche y queso rallado como topping si lo deseas.

Variantes y sugerencias

¿Qué variaciones puedo hacer a esta receta?

La sopa crema de arvejas partidas es una receta versátil que se presta a muchas variaciones. Aquí te presento algunas ideas:

  • Agrega panceta o tocino crujiente como topping para darle un toque extra de sabor.
  • Añade unas hojas de menta fresca picada justo antes de servir para un sabor refrescante.
  • Incorpora otros vegetales a la sopa, como espinacas o brócoli, para agregar más nutrientes y variedad.
  • Experimenta con diferentes especias y hierbas, como curry, pimentón ahumado o tomillo, para crear sabores únicos.

¿Qué acompañamientos van bien con la sopa crema de arvejas partidas?

La sopa crema de arvejas partidas es deliciosa por sí sola, pero también se puede disfrutar con algunos acompañamientos. Aquí tienes algunas sugerencias:

  • Croutones crujientes: Agrega croutones caseros o comprados en la tienda a la sopa para darle una textura extra.
  • Queso rallado: Espolvorea queso rallado, como queso cheddar o parmesano, sobre la sopa para un toque de sabor adicional.
  • Pan tostado: Sirve la sopa con una rebanada de pan tostado para disfrutar de un contraste de texturas.
  • Ensalada verde: Acompaña la sopa con una ensalada verde fresca para una comida completa y equilibrada.

Beneficios para la salud

¿Qué beneficios aporta esta sopa a mi salud?

La sopa crema de arvejas partidas es una opción nutritiva que aporta varios beneficios para la salud. Algunos de ellos son:

  • Alto contenido de proteínas: Las arvejas son una excelente fuente de proteínas vegetales, lo que las convierte en una opción ideal para personas que siguen una alimentación vegetariana o vegana.
  • Rica en fibra: Las arvejas partidas son ricas en fibra, lo que ayuda a promover la salud digestiva y a mantener la saciedad por más tiempo.
  • Baja en grasas: La sopa crema de arvejas partidas no contiene grasas saturadas y es baja en grasas en general, lo que la convierte en una opción saludable para aquellos que buscan controlar su consumo de grasas.
  • Alto contenido de vitaminas y minerales: Las arvejas son una buena fuente de vitaminas y minerales esenciales, como vitamina A, vitamina C, hierro y zinc.

¿Qué nutrientes contiene?

La sopa crema de arvejas partidas contiene una variedad de nutrientes esenciales para el cuerpo. Algunos de los nutrientes principales presentes en esta receta son:

Nutriente Cantidad por porción (1 taza)
Proteínas 10 gramos
Fibras 6 gramos
Vitamina A 10% del Valor Diario (VD)
Vitamina C 8% del VD
Hierro 15% del VD
Zinc 10% del VD

Preguntas frecuentes

¿Puedo utilizar arvejas enlatadas en lugar de arvejas partidas?

Sí, puedes utilizar arvejas enlatadas en lugar de arvejas partidas si lo prefieres. Simplemente debes escurrirlas y enjuagarlas antes de utilizarlas en la receta. Ten en cuenta que las arvejas enlatadas suelen ser más blandas que las arvejas partidas, por lo que la consistencia de la sopa puede ser un poco diferente.

¿Puedo congelar la sopa crema de arvejas partidas?

Sí, la sopa crema de arvejas partidas se puede congelar. Para hacerlo, deja que la sopa se enfríe por completo y luego transfiérela a recipientes aptos para congelar. Asegúrate de dejar un poco de espacio en la parte superior de cada recipiente para permitir que la sopa se expanda al congelarse.

La sopa se mantendrá en el congelador durante aproximadamente 3-4 meses. Para descongelarla, simplemente coloca el recipiente en el refrigerador durante la noche o caliéntala suavemente en una olla a fuego bajo.

¿Cuánto tiempo puedo guardar la sopa en el refrigerador?

La sopa crema de arvejas partidas se puede guardar en el refrigerador por hasta 3-4 días. Asegúrate de guardarla en un recipiente hermético para mantenerla fresca. Siempre verifica que la sopa no presente signos de deterioro, como olores extraños o cambio en la consistencia, antes de consumirla.

¿Puedo agregar otros vegetales a la sopa crema?

Sí, puedes agregar otros vegetales a la sopa crema de arvejas partidas para variar el sabor y aumentar la cantidad de nutrientes. Algunas opciones pueden ser espinacas, brócoli, puerro, calabacín o calabaza. Simplemente pica los vegetales adicionales y agrégalos al sofrito junto con la zan

Puntúa esta receta

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *