plato de ravioles caseros con salsa y queso

Receta argentina: Ravioles caseros al estilo Donato de Santis

Si eres amante de la comida italiana, seguramente has disfrutado de unos deliciosos ravioles en algún momento. Estos pequeños paquetes de pasta rellenos son un clásico de la gastronomía italiana y se han popularizado en todo el mundo. En este artículo, aprenderás a preparar ravioles caseros al estilo del reconocido chef argentino Donato de Santis.

Los ravioles son una pasta rellena que se originó en Italia y se ha convertido en uno de los platos más populares de la cocina italiana. Estos pequeños paquetes de pasta se rellenan con una variedad de ingredientes, como carne, queso, verduras o mariscos, y se sirven con una salsa de tomate o crema.

En Argentina, los ravioles son un plato muy querido y forman parte de la tradición culinaria del país. Donato de Santis, reconocido chef argentino de origen italiano, es famoso por sus deliciosos ravioles caseros. Su receta combina la tradición italiana con un toque argentino, creando unos ravioles únicos y deliciosos.

¿Qué son los ravioles?

Los ravioles son una pasta rellena que se elabora con una masa fina y se rellena con una mezcla de ingredientes. La masa se enrolla y se corta en pequeños cuadrados o círculos, y luego se rellena con una mezcla de carne, queso u otros ingredientes.

La pasta se sella cuidadosamente para que no se escape el relleno durante la cocción. Los ravioles se cocinan en agua hirviendo con sal y se sirven con una salsa de tomate, crema o mantequilla.

¿Quién es Donato de Santis?

Donato de Santis es un reconocido chef argentino de origen italiano. Nacido en Milán, Italia, Donato se trasladó a Argentina en su juventud y se convirtió en uno de los chefs más influyentes del país.

Donato es conocido por su pasión por la cocina italiana y su habilidad para combinar la tradición culinaria italiana con ingredientes y técnicas argentinas. Sus ravioles caseros son uno de los platos más populares de su restaurante y han sido elogiados por su sabor y textura.

Ingredientes

Para la masa:

  • 500 gramos de harina 00
  • 5 huevos
  • Sal
  • Agua

Para el relleno:

  • 400 gramos de carne picada (puede ser vacuno, cerdo o mixta)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 50 gramos de queso rallado
  • Perejil fresco
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación de la masa

La masa es uno de los elementos clave para unos buenos ravioles caseros. La receta de Donato de Santis utiliza una combinación de harina, huevos, sal y agua para obtener una masa suave y elástica.

Paso 1: Mezclar los ingredientes secos

En un recipiente grande, mezcla la harina y la sal. Haz un hueco en el centro de la harina y agrega los huevos.

```
<ul>

<li>500 gramos de harina 00</li>

<li>5 huevos</li>

<li>Sal</li>

<li>Agua</li>

</ul>

```

Paso 2: Agregar los huevos y el agua

Casca los huevos en el hueco que hiciste en la harina. Luego, agrega un poco de agua y comienza a mezclar los ingredientes con un tenedor o tus manos.

```
<ul>

<li>400 gramos de carne picada (puede ser vacuno, cerdo o mixta)</li>

<li>1 cebolla</li>

<li>2 dientes de ajo</li>

<li>50 gramos de queso rallado</li>

<li>Perejil fresco</li>

<li>Sal y pimienta al gusto</li>

</ul>

```

Paso 3: Amasar hasta obtener una masa homogénea

Amasa la mezcla hasta obtener una masa suave y homogénea. Si la masa está demasiado seca, agrega un poco más de agua. Si está demasiado pegajosa, agrega un poco más de harina.

Una vez que la masa tenga la textura adecuada, forma una bola y envuélvela en plástico film. Deja reposar la masa en el refrigerador durante al menos 30 minutos antes de usarla.

Preparación del relleno

El relleno es otro elemento clave para unos ravioles deliciosos. La receta de Donato de Santis utiliza carne picada, cebolla, ajo, queso rallado, perejil fresco y condimentos para crear un relleno sabroso y jugoso.

Paso 1: Cocinar la carne

En una sartén grande, cocina la carne picada hasta que esté dorada. Asegúrate de deshacer cualquier grumo y cocinarla por completo.

Paso 2: Picar la carne

Una vez cocida, transfiere la carne a una tabla de cortar y pícala finamente. Esto ayudará a que el relleno tenga una textura más uniforme.

Paso 3: Mezclar con los ingredientes restantes

En un recipiente grande, mezcla la carne picada con la cebolla finamente picada, el ajo picado, el queso rallado y el perejil fresco picado. Añade sal y pimienta al gusto y mezcla bien todos los ingredientes.

Una vez que el relleno esté bien mezclado, estará listo para rellenar los ravioles.

Armado de los ravioles

El armado de los ravioles es una tarea que requiere paciencia y precisión. La receta de Donato de Santis utiliza una técnica sencilla pero efectiva para asegurar que los ravioles se sellen correctamente y no se salga el relleno durante la cocción.

Paso 1: Estirar la masa

Divide la masa en varias porciones más pequeñas y estira cada porción con un rodillo hasta que tenga un grosor de aproximadamente 2-3 mm. Asegúrate de enharinar ligeramente la superficie de trabajo y el rodillo para evitar que la masa se pegue.

Paso 2: Colocar el relleno

Coloca pequeñas porciones de relleno en la mitad de la masa estirada, dejando suficiente espacio entre ellas para que puedas cerrar los ravioles. La cantidad de relleno dependerá de tu preferencia personal, pero asegúrate de no poner demasiado para evitar que se salga durante la cocción.

Paso 3: Cerrar los ravioles

Dobla la otra mitad de la masa sobre el relleno y presiona ligeramente alrededor de cada porción para sellar los ravioles. Luego, corta cada porción en forma de ravioles individuales con un cortador de ravioles o un cuchillo afilado.

Asegúrate de sellar bien los bordes de cada raviole para evitar que se abran durante la cocción. Puedes usar un tenedor para presionar los bordes y asegurarte de que estén bien sellados.

Cocción de los ravioles

Una vez que los ravioles estén armados, es hora de cocinarlos. La cocción de los ravioles es bastante sencilla y solo requiere unos pocos pasos.

Paso 1: Hervir agua con sal

Llena una olla grande con agua y añade sal al gusto. Lleva el agua a ebullición.

Paso 2: Cocinar los ravioles

Con el agua hirviendo, agrega los ravioles y cocina según las instrucciones del paquete o hasta que estén al dente. Esto generalmente toma alrededor de 3-4 minutos.

Paso 3: Escurrir y servir con salsa

Una vez que los ravioles estén cocidos, escúrrelos cuidadosamente y colócalos en un plato. Sirve los ravioles calientes con tu salsa favorita, ya sea de tomate, crema o mantequilla. También puedes espolvorear queso rallado y perejil fresco por encima para darles un toque extra de sabor.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo se tarda en hacer los ravioles?

El tiempo de preparación de los ravioles caseros puede variar dependiendo de tu habilidad en la cocina. En promedio, tomará alrededor de 1-2 horas para preparar la masa, hacer el relleno, armar los ravioles y cocinarlos.

¿Se pueden congelar los ravioles?

Sí, los ravioles caseros se pueden congelar para su uso posterior. Una vez que los hayas armado, colócalos en una bandeja enharinada y mételos en el congelador durante al menos 1 hora. Luego, transfiérelos a una bolsa o recipiente hermético y guárdalos en el congelador durante hasta 3 meses.

Para cocinar los ravioles congelados, simplemente colócalos directamente en agua hirviendo y cocina durante unos minutos adicionales hasta que estén calientes y al dente.

¿Qué tipo de salsa se recomienda para acompañar los ravioles?

Los ravioles se pueden servir con una variedad de salsas, dependiendo de tus preferencias personales. Algunas opciones populares incluyen salsa de tomate, salsa de crema, salsa de mantequilla y salvia, o incluso solo aceite de oliva y queso rallado.

Si quieres seguir la receta de Donato de Santis al pie de la letra, te recomendamos servir los ravioles con una salsa de tomate casera, que combinará perfectamente con el sabor del relleno de carne.

¿Se pueden hacer ravioles sin gluten?

Sí, es posible hacer ravioles sin gluten utilizando harinas sin gluten, como harina de arroz o harina de almendras. La proporción de harina puede variar dependiendo de la marca y el tipo de harina sin gluten que utilices, así que asegúrate de seguir las instrucciones del fabricante.

Es posible que necesites ajustar la cantidad de líquido en la masa para obtener la consistencia adecuada, ya que las harinas sin gluten tienden a absorber más líquido que las harinas regulares. Experimenta con diferentes proporciones hasta encontrar la mezcla perfecta.

Ahora que conoces la receta de los ravioles caseros al estilo Donato de Santis, ¡es hora de poner manos a la obra y disfrutar de este delicioso plato italiano-argentino! Sorprende a tus seres queridos con ravioles hechos en casa y disfruta de la satisfacción de crear una comida deliciosa desde cero.

Recuerda que la práctica hace al maestro, así que no te desanimes si tus primeros ravioles no salen perfectos. Con un poco de práctica y paciencia, pronto serás un experto en la preparación de ravioles caseros.

Si te ha

Puntúa esta receta

Publicaciones Similares