deliciosa pascualina casera recien horneada

Receta argentina: ¡La mejor masa de pascualina casera!

Si eres amante de la cocina y disfrutas de probar diferentes platos tradicionales, ¡no puedes perderte la receta de la pascualina! Esta deliciosa tarta salada de origen argentino es perfecta para compartir en una reunión familiar o como plato principal en una comida especial. En este artículo, te enseñaré paso a paso cómo hacer la mejor masa de pascualina casera, así como también el relleno tradicional. ¡Prepárate para sorprender a tus seres queridos con esta exquisita receta!

¿Qué es la pascualina?

La pascualina es una tarta salada que se caracteriza por tener una masa hojaldrada rellena de espinacas, cebolla, huevos y queso. Su nombre proviene de la palabra italiana «pascua», ya que tradicionalmente se consume durante la Semana Santa. Sin embargo, hoy en día se ha convertido en un plato popular que se disfruta durante todo el año en Argentina y otros países de América Latina.

Origen de la pascualina

La pascualina tiene sus raíces en la cocina italiana, más precisamente en la región de Liguria. Fue creada por monjas en la Edad Media como una forma de utilizar los ingredientes que tenían a mano durante los días de abstinencia de carne. Con el tiempo, esta receta se fue transmitiendo de generación en generación y llegó a Argentina de la mano de los inmigrantes italianos en el siglo XIX.

En Argentina, la pascualina se ha convertido en un plato muy popular y es considerada una de las comidas típicas del país. Se suele disfrutar tanto caliente como fría, y es perfecta para llevar en un picnic o como almuerzo rápido y sabroso.

Ingredientes

Para la masa:

  • 500 gramos de harina
  • 200 gramos de manteca
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de sal
  • Agua fría (cantidad necesaria)

Para el relleno:

  • 1 kilogramo de espinacas frescas
  • 2 cebollas
  • 4 huevos
  • 200 gramos de queso rallado (preferentemente queso mozzarella)
  • Sal y pimienta al gusto

Nota: Puedes agregar otros ingredientes al relleno, como jamón, ricota o aceitunas, según tu preferencia.

Preparación de la masa

Paso 1: Preparar los ingredientes

Antes de comenzar a hacer la masa, asegúrate de tener todos los ingredientes a mano. Mide la harina, corta la manteca en cubos y rompe los huevos en un recipiente aparte.

Paso 2: Mezclar los ingredientes secos

En un bowl grande, tamiza la harina junto con la sal. Esto ayudará a eliminar cualquier grumo y asegurará que la masa quede suave y homogénea.

Paso 3: Incorporar la manteca

Agrega la manteca cortada en cubos a la harina y mezcla con las manos para deshacerla y obtener una textura arenosa. Puedes utilizar un tenedor si prefieres no tocar la masa directamente.

Paso 4: Agregar los huevos y el agua

Una vez que la manteca esté bien incorporada a la harina, haz un hueco en el centro de la mezcla y agrega los huevos batidos. Comienza a mezclar con las manos hasta obtener una masa pegajosa. Si sientes que la masa está seca, agrega agua fría de a poco hasta lograr la consistencia deseada.

Paso 5: Amasar la masa

Transfiere la masa a una superficie limpia y enharinada. Amasa durante unos minutos hasta obtener una masa suave y elástica. Evita amasar en exceso, ya que esto puede hacer que la masa se vuelva dura.

Paso 6: Reposar la masa

Forma una bola con la masa y envuélvela en papel film. Deja reposar en la nevera durante al menos 30 minutos. Este reposo permitirá que la masa se relaje y sea más fácil de estirar.

Preparación del relleno

Paso 1: Cocinar las espinacas y escurrir

Lava bien las espinacas y colócalas en una olla con agua hirviendo. Cocina durante unos minutos hasta que estén tiernas. Luego, escúrrelas y déjalas enfriar.

Paso 2: Picar las espinacas y las cebollas

Pica las espinacas cocidas y las cebollas en trozos pequeños. Puedes utilizar un cuchillo o una procesadora de alimentos para agilizar el proceso.

Paso 3: Saltear las cebollas

En una sartén grande, calienta un poco de aceite y agrega las cebollas picadas. Cocina a fuego medio hasta que estén transparentes y ligeramente doradas.

Paso 4: Mezclar las espinacas con las cebollas

Agrega las espinacas picadas a la sartén con las cebollas y mezcla bien. Cocina por unos minutos más para que los sabores se integren.

Paso 5: Incorporar los huevos y el queso

En un bowl aparte, bate los huevos y agrégalos a la mezcla de espinacas y cebollas. Agrega también el queso rallado y sazona con sal y pimienta al gusto. Mezcla todos los ingredientes hasta obtener un relleno uniforme.

Armado y horneado

Paso 1: Estirar la masa

Saca la masa de la nevera y divídela en dos partes. Estira una de las partes con un rodillo hasta obtener un círculo del tamaño del molde que vayas a utilizar. Repite el proceso con la otra parte de la masa.

Paso 2: Colocar el relleno sobre la masa

Coloca una de las masas estiradas en el molde previamente engrasado. Vierte el relleno de espinacas y cebollas sobre la masa, asegurándote de distribuirlo de manera uniforme.

Paso 3: Cerrar la pascualina

Cubre el relleno con la segunda masa estirada y sella los bordes presionando con los dedos o utilizando un tenedor. Puedes hacer pequeños cortes en la parte superior para permitir que el vapor escape durante la cocción.

Paso 4: Pintar con huevo batido

Bate un huevo y pinta la superficie de la pascualina con una brocha de cocina. Esto le dará un brillo dorado a la masa una vez que esté horneada.

Paso 5: Hornear la pascualina

Coloca la pascualina en el horno precalentado a 180 grados Celsius y hornea durante aproximadamente 40 minutos o hasta que la masa esté dorada y crujiente. Una vez lista, retira del horno y deja enfriar antes de desmoldar y servir.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el origen de la pascualina?

La pascualina tiene sus orígenes en la cocina italiana, específicamente en la región de Liguria. Fue creada por monjas durante la Edad Media como una forma de utilizar los ingredientes disponibles durante los días de abstinencia de carne.

¿Se puede congelar la pascualina?

Sí, la pascualina se puede congelar tanto antes como después de hornearla. Si decides congelarla antes de hornearla, asegúrate de envolverla bien en papel film o en una bolsa hermética para evitar que se seque. Después de descongelarla, puedes hornearla como de costumbre.

¿Cuánto tiempo se conserva la pascualina?

Una pascualina casera bien conservada puede durar hasta 3 días en la nevera. Si quieres mantenerla por más tiempo, es mejor congelarla.

¿Se puede hacer la pascualina sin gluten?

Sí, es posible hacer una versión sin gluten de la pascualina utilizando harina sin gluten en lugar de harina de trigo. También puedes hacer una masa de pascualina utilizando harina de arroz o harina de almendras.

Ahora que conoces todos los secretos para hacer la mejor masa de pascualina casera, ¡es hora de poner manos a la obra y sorprender a todos con esta deliciosa receta! No dudes en experimentar con diferentes ingredientes y sabores para adaptarla a tus gustos personales. ¡Buen provecho!

Conclusión

La pascualina es una deliciosa tarta salada de origen argentino que se ha convertido en un plato popular en todo el mundo. Con su masa hojaldrada y su relleno de espinacas, cebolla, huevos y queso, es una opción perfecta para cualquier ocasión. En este artículo, te hemos enseñado cómo hacer la mejor masa de pascualina casera, así como también el relleno tradicional. Esperamos que esta receta te inspire a probar nuevas creaciones en la cocina y que disfrutes de esta delicia argentina con tus seres queridos.

Si te ha gustado este artículo, te invitamos a revisar nuestras otras publicaciones relacionadas con recetas tradicionales y consejos culinarios. ¡No te pierdas la oportunidad de aprender más y convertirte en un experto en la cocina!

Puntúa esta receta

Publicaciones Similares