plato de ravioles de ricota y jamon

Ravioles de ricota y jamón: la receta argentina que conquista

Si eres un amante de la pasta y estás buscando una nueva receta para impresionar a tus invitados o simplemente disfrutar en familia, los ravioles de ricota y jamón son una opción deliciosa y fácil de preparar. Estos pequeños paquetes de sabor provienen de la tradición culinaria italiana, pero han sido adoptados y adaptados por la gastronomía argentina, convirtiéndose en uno de los platos más populares en el país.

¿Qué son los ravioles de ricota y jamón?

Los ravioles son una variedad de pasta rellena que se caracteriza por su forma cuadrada y su relleno abundante. En el caso de los ravioles de ricota y jamón, el relleno está compuesto por una mezcla de ricota fresca, jamón cocido y otros ingredientes que le dan sabor y textura. Estos ravioles se cocinan en agua hirviendo y se sirven con una salsa de tu elección, lo que los convierte en una opción versátil y deliciosa para cualquier ocasión.

Origen de los ravioles de ricota y jamón

La receta de los ravioles de ricota y jamón tiene sus raíces en la cocina italiana, específicamente en la región de Emilia-Romaña. Esta región es conocida por su rica tradición culinaria, y los ravioles se consideran uno de sus platos más emblemáticos. A lo largo de los años, esta receta ha sido llevada a diferentes partes del mundo por inmigrantes italianos, y en Argentina se ha convertido en parte integral de la gastronomía del país.

En Argentina, los ravioles de ricota y jamón son especialmente populares durante las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, pero también se pueden encontrar en los menús de muchos restaurantes y hogares argentinos durante todo el año. La combinación de la ricota cremosa y el jamón sabroso crea un equilibrio perfecto de sabores que es difícil de resistir.

Ingredientes

Lista de ingredientes para la masa:

  • 500 gramos de harina
  • 4 huevos
  • 1 cucharadita de sal
  • Agua, si es necesario

Lista de ingredientes para el relleno:

  • 250 gramos de ricota fresca
  • 150 gramos de jamón cocido
  • 50 gramos de queso rallado
  • 1 huevo
  • Sal y pimienta al gusto

Nota: Puedes agregar otros ingredientes al relleno según tu preferencia, como espinacas, nueces o hierbas frescas. Esto le dará un toque extra de sabor y variedad a tus ravioles.

Preparación de la masa

La masa de los ravioles es la base de este plato y es fundamental lograr una textura suave y elástica. Aquí te mostramos cómo prepararla:

Paso 1: Preparación de la harina

En un recipiente grande, coloca la harina y haz un hueco en el centro. Esto ayudará a que los ingredientes se mezclen de manera uniforme.

Paso 2: Amasado de la masa

En el hueco de la harina, agrega los huevos y la sal. Con un tenedor, comienza a mezclar los huevos y la sal, incorporando gradualmente la harina hasta formar una masa.

Luego, amasa la masa con las manos durante unos minutos hasta que esté suave y elástica. Si la masa está demasiado seca, puedes agregar un poco de agua, una cucharada a la vez, hasta obtener la consistencia deseada.

Paso 3: Reposo de la masa

Una vez que la masa esté lista, forma una bola y envuélvela en papel film. Deja reposar la masa en la nevera durante al menos 30 minutos. Esto permitirá que los ingredientes se mezclen y que la masa se vuelva más fácil de manejar.

Preparación del relleno

El relleno es lo que le da sabor y textura a los ravioles de ricota y jamón. Sigue estos pasos para preparar un relleno delicioso:

Paso 1: Preparación de la ricota

En un recipiente, coloca la ricota fresca y mézclala con un tenedor para suavizarla. Asegúrate de que no queden grumos.

Paso 2: Mezcla de los ingredientes del relleno

Pica finamente el jamón cocido y agrégalo a la ricota. Luego, añade el queso rallado y el huevo. Mezcla bien todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea. Condimenta con sal y pimienta al gusto.

Nota: Si deseas agregar otros ingredientes al relleno, como espinacas o nueces, asegúrate de cocinarlos y enfriarlos antes de incorporarlos a la mezcla de ricota y jamón.

Armado de los ravioles

Una vez que la masa y el relleno estén listos, es hora de armar los ravioles. Sigue estos pasos para obtener ravioles perfectos:

Paso 1: Estirado de la masa

Divide la masa en porciones más pequeñas y comienza a estirarla con un rodillo. Asegúrate de que la masa esté lo suficientemente fina para que los ravioles sean delicados pero no se rompan al cocinarlos.

Si tienes una máquina de pasta, puedes utilizarla para estirar la masa de manera más fácil y uniforme. Simplemente pasa la masa por los rodillos de la máquina, comenzando con la configuración más ancha y luego ajustándola gradualmente hasta obtener el grosor deseado.

Paso 2: Colocación del relleno

Una vez que la masa esté estirada, coloca pequeñas porciones de relleno sobre la mitad de la masa, dejando un espacio entre ellas para poder cerrar los ravioles.

La cantidad de relleno dependerá del tamaño de los ravioles que desees hacer, pero ten en cuenta que es mejor no sobrecargarlos para evitar que se abran durante la cocción.

Paso 3: Cierre de los ravioles

Dobla la otra mitad de la masa sobre el relleno y presiona suavemente alrededor de cada porción de relleno para sellar los ravioles. Puedes utilizar un cortador de ravioles o un cuchillo para cortar los ravioles y darles forma cuadrada.

Asegúrate de presionar bien los bordes para evitar que se abran durante la cocción. Si es necesario, utiliza un poco de agua para ayudar a sellar los bordes.

Cocción de los ravioles

Una vez que los ravioles estén listos, es hora de cocinarlos. Sigue estos pasos para obtener ravioles perfectamente cocidos:

Paso 1: Preparación del agua

En una olla grande, lleva agua a ebullición y agrega sal. La cantidad de sal dependerá del gusto personal, pero generalmente se recomienda agregar una cucharada de sal por cada litro de agua.

Paso 2: Cocción de los ravioles

Cuando el agua esté hirviendo, agrega los ravioles cuidadosamente uno a uno. Evita sobrecargar la olla para que los ravioles tengan suficiente espacio para cocinarse de manera uniforme.

Los ravioles de ricota y jamón generalmente se cocinan en unos 5-7 minutos, pero el tiempo puede variar según el grosor de la masa y el tamaño de los ravioles. Prueba uno para asegurarte de que estén al dente (cocidos pero aún firmes al morder).

Una vez que los ravioles estén cocidos, retíralos del agua con una espumadera y colócalos en un plato. Si deseas, puedes agregar un poco de mantequilla derretida o aceite de oliva para evitar que se peguen entre sí.

Salsa para acompañar los ravioles

Los ravioles de ricota y jamón pueden ser acompañados por una variedad de salsas, dependiendo de tus preferencias. Aquí hay algunas opciones populares:

Salsa de tomate:

Una salsa clásica que combina bien con los ravioles de ricota y jamón. Puedes hacer una salsa de tomate casera utilizando tomates frescos o utilizar una salsa de tomate enlatada de buena calidad. Agrega hierbas frescas como albahaca o tomillo para darle un toque extra de sabor.

Salsa Alfredo:

Esta salsa cremosa a base de queso y mantequilla es perfecta para realzar el sabor de los ravioles. Puedes hacer una salsa Alfredo casera utilizando mantequilla, crema, ajo y queso parmesano, o utilizar una salsa prehecha para ahorrar tiempo.

Salsa de crema de espinacas:

Si quieres agregar un toque de verduras a tus ravioles, esta salsa es una excelente opción. Prepara una salsa de crema utilizando espinacas frescas, crema, queso rallado y condimentos. Cocina las espinacas hasta que se marchiten y luego mézclalas con la crema y el queso para obtener una salsa suave y sabrosa.

Estas son solo algunas ideas, pero puedes dejar volar tu imaginación y experimentar con diferentes salsas para encontrar la combinación perfecta para tus ravioles de ricota y jamón.

Servir y disfrutar

Una vez que los ravioles estén cocidos y la salsa esté lista, es hora de servir y disfrutar de este delicioso plato.

Presentación de los ravioles de ricota y jamón

Puedes servir los ravioles en un plato hondo y cubrirlos con la salsa de tu elección. Espolvorea queso rallado y hierbas frescas por encima para darle un toque de color y sabor.

Si deseas agregar un poco de textura adicional, puedes tostar pan rallado en una sartén con un poco de aceite de oliva y espolvorear sobre los ravioles antes de servir.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo toma hacer los ravioles de ricota y jamón?

El tiempo de preparación de los ravioles de ricota y jamón puede variar según tu experiencia en la cocina y el equipo que tengas disponible. En general, se estima que el tiempo total de preparación, incluyendo la preparación de la masa, el relleno y el armado de los ravioles, es de aproximadamente 1-2 horas.

Si tienes experiencia en hacer pasta casera, es posible que puedas reducir el tiempo de preparación. Además, si utilizas una máquina de pasta para estirar la masa, esto también puede acelerar el proceso.

¿Puedo congelar los ravioles de ricota y jamón?

Sí, los ravioles de ricota y jamón se pueden congelar para su posterior consumo. Una vez que hayas armado los ravioles, colócalos en una bandeja enharinada y mételos en el congelador durante unas horas hasta que estén firmes.

Luego, transfiere los ravioles a una bolsa o recipiente apto para congelador y guárdalos en el congelador hasta por 3 meses. Para cocinar los ravioles congelados, simplemente colócalos directamente en agua hirviendo y cocina durante unos minutos adicionales hasta que estén calientes y tiernos.

¿Qué otros rellenos puedo utilizar para los ravioles?

Los ravioles son muy versátiles y puedes experimentar con una variedad de rellenos según tus preferencias

Puntúa esta receta

Publicaciones Similares