pizza casera con ingredientes frescos y deliciosos

Cómo hacer pizza casera con sabor a pizzería

Para una pizza casera con sabor a pizzería: masa fermentada, salsa de tomate casera, queso mozzarella fresco y hornear en piedra a alta temperatura. ¡Exquisita!


Para hacer una pizza casera con sabor a pizzería, es fundamental prestar atención a los ingredientes, el proceso de fermentación de la masa y la cocción. Utilizar productos frescos y de calidad, así como seguir técnicas específicas, nos permitirá alcanzar ese sabor auténtico que tanto nos gusta de las pizzerías.

A continuación, te proporcionaré una guía detallada para que puedas elaborar una pizza en casa que no tenga nada que envidiar a la de tu pizzería favorita. Desde la preparación de la masa hasta los ingredientes y el horneado, cada paso es crucial para obtener el resultado perfecto.

Ingredientes para la masa

  • 500 g de harina de trigo (preferiblemente tipo 00)
  • 300 ml de agua tibia
  • 10 g de sal
  • 7 g de levadura seca de panadería o 25 g de levadura fresca
  • 20 ml de aceite de oliva virgen extra

Preparación de la masa

  1. Disolver la levadura: En un bol, disuelve la levadura en el agua tibia. Deja reposar durante unos 5-10 minutos hasta que veas burbujas en la superficie.
  2. Mezclar los ingredientes: En un recipiente grande, coloca la harina y haz un hueco en el centro. Añade el agua con la levadura disuelta, el aceite de oliva y la sal. Mezcla todo hasta que obtengas una masa homogénea.
  3. Amasar: Amasa la mezcla durante unos 10 minutos en una superficie ligeramente enharinada hasta obtener una masa suave y elástica.
  4. Fermentación: Coloca la masa en un recipiente ligeramente engrasado y cúbrela con un paño húmedo. Deja reposar en un lugar cálido durante al menos 1 hora o hasta que doble su tamaño.

Ingredientes para la salsa de tomate

  • 400 g de tomates triturados
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Hojas de albahaca fresca (opcional)

Preparación de la salsa de tomate

  1. Sofreír el ajo: En una sartén, calienta el aceite de oliva y añade los dientes de ajo picados. Cocina a fuego medio hasta que estén dorados.
  2. Añadir los tomates: Incorpora los tomates triturados, la sal y el azúcar. Cocina a fuego lento durante unos 20-30 minutos, removiendo ocasionalmente, hasta que la salsa espese.
  3. Incorporar la albahaca: Si decides usar albahaca, añádela en los últimos minutos de cocción para que libere su aroma.

Montaje y horneado de la pizza

  1. Precalentar el horno: Precalienta tu horno a la máxima temperatura posible (250-270°C). Si tienes una piedra para pizza, colócala en el horno mientras se calienta.
  2. Extender la masa: Divide la masa en porciones (pueden salir 2-3 pizzas medianas). En una superficie enharinada, extiende cada porción con un rodillo o con las manos, dándole forma circular.
  3. Añadir la salsa y los ingredientes: Coloca la masa estirada en una bandeja para horno o una pala si usas piedra para pizza. Extiende una capa de salsa de tomate sobre la masa y añade los ingredientes que prefieras (queso mozzarella, pepperoni, champiñones, etc.).
  4. Hornear: Hornea la pizza durante unos 10-12 minutos o hasta que los bordes estén dorados y el queso burbujee.

Consejos adicionales

  • Usa harina tipo 00: Este tipo de harina es ideal para obtener una masa fina y crujiente.
  • Fermentación lenta: Si tienes tiempo, deja fermentar la masa en el refrigerador durante 24 horas. Esto mejorará la textura y el sabor.
  • Ingredientes frescos: Utiliza siempre ingredientes de calidad y frescos para la mejor experiencia de sabor.
  • Horno muy caliente: La alta temperatura es clave para una buena cocción de la pizza, imitando los hornos de leña de las pizzerías.

Selección de ingredientes frescos y de calidad para la pizza

Para lograr una pizza casera con el auténtico sabor a pizzería, es crucial prestar atención a la selección de ingredientes. Utilizar ingredientes frescos y de alta calidad hará una gran diferencia en el resultado final. Aquí te proporcionamos algunos consejos prácticos y ejemplos concretos para seleccionar los mejores ingredientes para tu pizza.

Masa de la pizza

La base de una buena pizza es la masa. Opta por harina de trigo de alta calidad y asegúrate de que sea fresca. Puedes experimentar con diferentes tipos de harina, como la harina de fuerza o la harina tipo 00, que son recomendadas para obtener una textura crujiente y aireada.

  • Harina de fuerza: Ideal para masas que requieren fermentación larga.
  • Harina tipo 00: Ofrece una textura más fina y es perfecta para pizzas estilo napolitano.

Salsa de tomate

La salsa de tomate es otro componente fundamental. Opta por tomates frescos y maduros o por una buena conserva de tomates San Marzano. Estos tomates son conocidos por su sabor dulce y baja acidez.

Receta de salsa de tomate básica

  • 1 kg de tomates frescos o una lata de tomates San Marzano
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta al gusto
  • Unas hojas de albahaca fresca

Queso

El queso es vital para una pizza deliciosa. La mozzarella fresca es una opción clásica, pero también puedes combinarla con otros quesos para añadir más sabor y textura.

  • Mozzarella fresca: Ofrece una textura cremosa y un sabor suave.
  • Queso parmesano: Añade un toque salado y umami inconfundible.
  • Queso provolone: Perfecto para quienes buscan un sabor más pronunciado.

Toppings

Los toppings permiten personalizar tu pizza. Asegúrate de que sean frescos y de alta calidad. Aquí tienes algunas opciones populares:

  • Pepperoni: Un clásico que nunca falla.
  • Champiñones: Mejoran con un rápido salteado antes de agregar a la pizza.
  • Pimientos: Añaden color y un sabor dulce.
  • Albahaca fresca: Para un toque final aromático.

Consejos adicionales

Para llevar tu pizza al siguiente nivel, considera estos consejos adicionales:

  1. Usa aceite de oliva virgen extra en la masa y en la salsa para añadir un sabor profundo y rico.
  2. Fermenta la masa al menos 24 horas en el refrigerador para desarrollar más sabor.
  3. Precalienta el horno a la temperatura más alta posible y utiliza una piedra para pizza para una cocción uniforme.

Trucos para una masa de pizza crujiente y aireada

Lograr una masa de pizza crujiente y aireada es un arte que requiere algunos conocimientos y técnicas específicas. Aquí te compartimos algunos trucos que te ayudarán a alcanzar la perfección en tu pizza casera.

1. Usa una harina de alta calidad

La calidad de la harina es crucial para obtener una masa excelente. Se recomienda usar harina de fuerza o harina tipo 00, que contiene un alto contenido de gluten. Esto permitirá que la masa sea más elástica y tenga una mejor estructura.

2. Hidratación adecuada

La proporción de agua en la masa es clave para lograr una textura crujiente. Una hidratación del 65-70% (es decir, 65-70 gramos de agua por cada 100 gramos de harina) suele ser ideal. Esto permitirá que la masa sea más ligera y aireada.

3. Fermentación lenta

Una fermentación lenta y prolongada ayudará a desarrollar sabores más complejos y una mejor textura. Deja que la masa repose en el refrigerador durante 24-48 horas. Este proceso permite que los almidones se descompongan y los azúcares se desarrollen, lo que resulta en una corteza más sabrosa y crujiente.

4. Amasado correcto

El amasado es fundamental para desarrollar el gluten en la masa. Amasa durante unos 10-15 minutos hasta que la masa sea suave y elástica. Usa la técnica del «fold and stretch» (doblar y estirar) para obtener mejores resultados.

5. Uso de una piedra para pizza o acero para hornear

Para conseguir una base crujiente, es muy útil usar una piedra para pizza o un acero para hornear. Estos materiales retienen el calor de manera más eficiente que una bandeja de horno convencional, lo que permite cocer la masa de manera uniforme y rápida.

6. Alta temperatura de horneado

Cocinar la pizza a una alta temperatura (alrededor de 250-300°C) es esencial para una masa crujiente. Precalienta el horno al menos 30 minutos antes de introducir la pizza para asegurarte de que esté bien caliente.

Tabla de Comparación de Temperaturas de Horneado

Tipo de Horno Temperatura Ideal Tiempo de Cocción
Convencional 250°C 10-12 minutos
A Leña 400-500°C 2-3 minutos
Eléctrico 250-300°C 8-10 minutos

7. No sobrecargar con ingredientes

Es importante no sobrecargar la pizza con demasiados ingredientes, ya que esto puede hacer que la masa se vuelva húmeda y pierda su crujiente. Usa ingredientes de calidad y en cantidades moderadas.

8. Añadir aceite de oliva

Un truco adicional es añadir un poco de aceite de oliva a la masa antes de hornear. Esto ayudará a crear una corteza dorada y crujiente.

Siguiendo estos consejos, podrás disfrutar de una pizza casera con una masa crujiente y aireada que rivaliza con la de cualquier pizzería. ¡Buon appetito!

Preguntas frecuentes

¿Qué harina debo usar para hacer la masa de pizza?

Es recomendable utilizar harina de fuerza o harina 00 para lograr una masa más elástica y ligera.

¿Cuánto tiempo debo dejar reposar la masa de pizza?

Lo ideal es dejar reposar la masa de pizza entre 1 y 2 horas para que fermente y adquiera mejor sabor.

¿Cuál es la temperatura ideal para hornear la pizza?

Se recomienda hornear la pizza a una temperatura alta, alrededor de 250-280°C, para que la base quede crujiente y el queso se derrita bien.

¿Qué ingredientes son imprescindibles para una pizza deliciosa?

Además de la masa y la salsa de tomate, los ingredientes básicos son el queso mozzarella de buena calidad, tomate fresco y albahaca.

¿Cómo lograr que la pizza casera tenga un sabor auténtico a pizzería?

Para lograr un sabor similar al de las pizzerías, puedes utilizar un horno de piedra o una piedra para pizza precalentada que ayudará a darle ese toque característico.

¿Cuál es la mejor forma de cortar la pizza para que quede perfecta?

Se recomienda utilizar un cortador de pizza o una rueda de pizza afilada para cortarla en porciones limpias y sin desarmarla.

  • Utiliza harina de fuerza o harina 00 para una masa elástica.
  • Deja reposar la masa de pizza entre 1 y 2 horas para fermentar.
  • Hornea la pizza a alta temperatura (250-280°C) para una base crujiente.
  • Los ingredientes básicos son queso mozzarella, tomate fresco y albahaca.
  • Usa un horno de piedra o piedra para pizza precalentada para un sabor auténtico.
  • Corta la pizza con un cortador o rueda afilada para porciones perfectas.

¡Déjanos tus comentarios y revisa otros artículos de nuestra web sobre recetas de cocina que también te pueden interesar!

Puntúa esta receta

Publicaciones Similares